Mark P., KY

“La muerte de un ser querido ha probado ser el momento más doloroso de nuestras vidas. La parte comercial de la muerte es usualmente fría y desalentadora. Imagínense nuestra sorpresa cuando recibimos el pago de la póliza de seguro de mi mamá y una carta de condolencia… ¡Muchas gracias!”