Skip to main content
Home LogoHome Skip Navigation
atauds y feretros

¿Cuál es la diferencia entre un ataúd y un féretro?


Además del dolor y la tristeza por la muerte de un ser querido, al momento de su fallecimiento surgen muchas preguntas para los familiares, y no siempre es fácil encontrar una respuesta apropiada o tomar una decisión acertada.

Por ejemplo, mucha gente se pregunta cuál será la mejor opción entre un entierro y una cremación; otros han escuchado hablar de otras opciones ecológicas que se están usando cada día más y quieren conocerlas; algunas personas prefieren que se hagan donaciones a obras de caridad en lugar de gastar en flores, entre muchas otras cosas.

De igual manera, mucha gente no sabe que no todos los ataúdes son iguales, o que hay diferencias entre un ataúd y un féretro. Aunque la diferencia puede no ser tan significativa, a todo consumidor le conviene estar bien informado, porque los costos de un funeral son altos y pueden variar enormemente dependiendo de la decisión que se tome.

De acuerdo con la Comisión Federal de Comercio, (FTC, por sus siglas en inglés), un féretro cuesta en promedio en los Estados Unidos un poco más de 2,000 dólares, pero dependiendo de los materiales su costo puede llegar a los 10,000 dólares. Casos particulares de cajas hechas a la medida pueden llegar a costar mucho más.

Tradicionalmente un féretro o un ataúd son considerados sinónimos porque cumplen esencialmente la misma función: servir como última morada para transportar, velar y guardar los restos mortales de la persona fallecida. Sin embargo, hay diferencias sutiles entre un ataúd y un féretro.

La forma

Los ataúdes tienen una forma particular: son hexagonales, ya que son más anchos a la altura de la cabeza y los hombros, mientras que son más angostos donde van las piernas de la persona fallecida.

Un féretro, por su parte, es completamente rectangular.

La tapa

Los ataúdes convencionales tienen una tapa entera que solo se cierra cuando se va a proceder a transportar al fallecido o cuando se va a enterrar.

Una característica notable de los féretros es que, en la mayoría de los casos, la tapa se abre en dos secciones. Una parte superior, que al levantarse exhibe al finado y permite que sus familiares lo puedan ver por última vez; y una inferior que solo se abre para introducir a la persona fallecida.

Los materiales

Los ataúdes son fabricados tradicionalmente de madera, y en algunos casos no tienen un forro en su interior. Son la manera más básica de transportar el cuerpo de una persona fallecida. Sin embargo, también hay ataúdes mucho más sofisticados fabricados con otros materiales, llenos de decoraciones, referencias religiosas y accesorios.

Los féretros son por lo general más modernos, tienen un forro interior acolchado y pueden ser elaborados no solo de madera, sino también de metal u otros materiales más sofisticados como fibra de vidrio.

El material con que se fabrique el cajón depende del destino final de la persona. En caso de que la familia quiera conservar el féretro en un mausoleo o en una cripta, lo más recomendable es que sea hecho de metal, dada su mayor resistencia.

En caso contrario, por ejemplo, cuando el cuerpo va a ser incinerado, un féretro de madera es una opción más frecuente.

Sin embargo, no es obligatorio comprar un ataúd cuando la familia prefiere una cremación. En los Estados Unidos existe una ley conocida como Funeral Rule, que establece los derechos de los consumidores a la hora de comprar bienes y servicios funerarios.

Esta ley dice que se puede rentar un féretro para la velación y posterior cremación de un fallecido. Por ley NO hay que comprarlo y se pueden usar contenedores más económicos que un ataúd o un féretro. Diversas compañías ofrecen servicio de renta de féretros, lo que representa un gran ahorro para personas que no pueden o no quieren gastar cifras elevadas en gastos funerarios. Un féretro rentado puede costar cerca de 750 dólares, lo que representa un ahorro de 1,250 con respecto al precio promedio.

Al costo del ataúd hay que sumar los servicios funerarios y religiosos, el transporte de la persona fallecida, la fosa en el cementerio en caso de entierro, y muchos otros gastos que pueden tomar desprevenidos a los familiares del fallecido y causarles gran angustia.

Afortunadamente existen maneras de prepararse por adelantado para situaciones como estas. Hay compañías que ofrecen recursos para cubrir todos estos gastos funerarios y otras deudas relacionadas con la muerte de un ser querido.  

Lincoln Heritage Life Insurance Company®, por ejemplo, ofrece el programa Funeral Advantage®, que fue diseñado especialmente para que las personas de entre 45 y 80 años puedan pagar  sus propios gastos funerarios. De esta forma, le quitan esta pesada carga a sus hijos y descendientes, pagando una póliza de seguro a lo largo de su vida. Esta póliza se conoce normalmente como “seguro funeral” o “seguro de entierro”, y hacer su solicitud es muy sencillo, ya que no se requieren exámenes médicos, solo contestar unas preguntas en la solicitud, y la mayoría de las personas reciben cobertura aunque tengan condiciones de salud.

Tener una póliza como ésta no solo les da una gran tranquilidad a las familias, sino que les facilita los trámites de un funeral. Veamos algunas de sus características:

  • Paga un beneficio en efectivo de hasta 20,000 dólares.
  • Tiene disponible un beneficio adicional de hasta 100,000 dólares por muerte accidental.
  • Las reclamaciones aprobadas se pagan en 24 horas.
  • No se requiere examen médico para obtener cobertura; solo contestar algunas preguntas de salud.
  • Las primas nunca aumentarán y los beneficios nunca disminuirán siempre y cuando se paguen las primas.

Pero además de esto, el programa Funeral Advantage de Lincoln Heritage Life Insurance Company ofrece un segundo componente muy útil para los familiares de la persona fallecida. Se trata de un servicio de ayuda que provee Funeral Consumer Guardian Society® (FCGS, por sus siglas en inglés) y que no tiene ningún costo adicional. Al momento de la muerte, la familia se pone en contacto con FCGS para recibir orientación y ayuda decidiendo entre las diferentes opciones de servicios funerarios y los costos que representan. Una buena y oportuna orientación le puede ahorrar cantidades considerables de dinero a la familia.

De la misma forma, Funeral Consumer Guardian Society puede guardar un documento con los últimos deseos de la persona, consignados de antemano en un formulario de dos páginas, y ponerlo a disposición de la familia cuando sea necesario.

Si usted desea obtener más información acerca de cómo cubrir los costos funerarios en los Estados Unidos puede encontrarla visitando la página de Lincoln Heritage Funeral Advantage.

MENÚ