Jack Winston Londen

27 de julio de 1929 — 14 de enero del 2015

Jack

Jack Winston Londen será recordado por su energía en el negocio, sus pasiones por la política, fe y filantropía, al igual que por su leal amistad con tantas personas.

“Él fue un comerciante determinado y amigo de gran corazón”, recuerda Larry Hostetler, ministro fundador de Chaparral Christian Church, a quien Jack reclutó en 1969 para venir a Arizona como ministro juvenil de First Christian Church. “Él se emocionaba más al acercar a alguien a Cristo que al cerrar un trato de negocio. Y a él siempre le emocionaba hacer tratos.”

Un Vendedor Innato
Jack era un vendedor natural en cualquier ambiente. De joven, durante la época de la Gran Depresión, él vendió zarzamoras y frambuesas de puerta en puerta en Boulder, Colorado. Para cuando estaba en la preparatoria, ya había ahorrado suficiente dinero para dar el enganche de una estación de Texaco en Boulder, de la cual fue propietario por varios años — vendiendo más de lo que era su porción de neumáticos y baterías de automóvil.

Logros Mayores
Mientras asistía al colegio en la Universidad de Colorado, empezó a vender seguros de vida, y tuvo tanto éxito que se convenció a sí mismo que no necesitaba un título universitario. Y de hecho, fue ese tipo de empresario que nunca solicitó otro empleo. Después de mudarse a Arizona en julio de 1962 con su esposa, Doris “Dodie” Londen, y cuatro hijos pequeños, Jack fundó la empresa Arizona Trust Life Insurance Company en 1963. Durante el primer año completo del negocio de seguros, Jack fue el único vendedor y Dodie fue el personal de oficina.

La Próxima Generación
Su hijo Tom entró a la empresa como vendedor en los años 70’s, ascendiendo a ser presidente a la edad de 28 años mientras su padre continuó como Presidente Honorario hasta su fallecimiento. Jack compró y consolidó otras 25 compañías de seguro más a través de los años. Su grupo de empresas ahora incluye a Lincoln Heritage Life Insurance Company, Londen Land Company y Londen Media Group, la cual incluye a AZ-TV entre sus estaciones.

Viendo Hacia el Futuro
Hoy día, Lincoln Heritage es el proveedor líder de seguros de gastos finales, operando en 49 estados con un personal en la oficina matriz de más de 270 asociados y miles de agentes por todo el país. “Cada vez que pensaba que sabía todo acerca de Jack, él inventaba algo que nunca antes había visto”, dice Larry Schuneman, presidente de Londen Companies. “Era un maestro de ventas. Y fue como un segundo padre para mí.”

Thomas Allen Londen

1 de octubre de 1954 — 3 de marzo del 2014

Thomas

Tom Londen comenzó vendiendo seguros, para la compañía de seguros de su familia, de puerta en puerta, al igual que su padre, Jack Londen, cuando apenas estudiaba el segundo año en el colegio. Cuando Tom tenía 28 años, se convirtió en el presidente de Lincoln Heritage Life Insurance Company. Bajo el liderazgo de Tom, Lincoln Heritage Life Insurance Company se convirtió en el proveedor líder de seguros de vida para gastos finales en la nación. Tom Londen fue la definición de un líder trabajador y será recordado por muchas razones, pero las que más sobresalen son su generosidad, su habilidad para ver y resolver cualquier conflicto, su incesante trabajo ético y su inquebrantable buen ánimo.

Aunque es cierto que la mayor parte del tiempo de Tom fue dedicado a su trabajo, también fue un filántropo muy activo, quien entregó varios años de servicio a la fundación Juvenile Diabetes Research Foundation. La mayoría de los esfuerzos filantrópicos de Tom eran anónimos, satisfaciendo las necesidades de aquellos quienes necesitaban ayuda de una manera privada. Tom financió varias becas universitarias de 4 años a Notre Dame Preparatory School en Scottsdale para proveer una excelente educación a niños menos privilegiados.

Tom también será recordado por su ingenio y constante buen humor. Ya sea que ese humor fuera expresado dándole varios apodos a cada uno de sus hijos, o cuando trataba con otras personas en el mundo de los negocios, Tom sabía cómo suavizar cualquier situación y tranquilizar una sala de juntas con su carisma.

Tom se había enfermado y fue diagnosticado con cáncer justo un año antes de fallecer y aunque todos sabían de su enfermedad, la pérdida de un gran líder es una para la que nunca estas completamente preparado. Tom Londen tenía la manera de prepararse para el futuro aun cuando nadie se daba cuenta de que lo estaba haciendo. Parte de lo que hacía que Tom fuera un gran líder, fue el equipo que había preparado para cuando él ya no estuviera. Tom construyó un legado que Jack Londen había establecido cuando fundó la empresa en 1963. La visión de Tom ha llevado a la empresa a alturas que nadie se imaginó. Llenar el vacío que un gran líder deja nunca es fácil, pero con su cuidadosa y estratégica planeación, todos tenemos la seguridad de que la visión de Tom se continuará llevando a cabo.